martes, 19 de febrero de 2013

"ENTRENAMIENTO: Cómo Debe Ser El Entrenamiento al Fallo Muscular."

Llegar al fallo es un tipo de entrenamiento al que muchos hombres están acostumbrados a ver en los gimnasios. Consiste en realizar un mismo ejercicio con un peso mayor del que normalmente se trabaja, y acabar con los músculos exhaustos a las últimas repeticiones. El entrenamiento al fallo tiene como objetivo la hipertrofia muscular. Esto tiene unas ventajas y unos inconvenientes que les explicaremos a continuación.





Seguramente muchos de ustedes han escuchado alguna vez sobre el entrenamiento al fallo muscular, sin embargo, la mayoría no sabe lo que es realmente. Desde hoy podemos reconocer perfectamente en un gimnasio a quienes están entrenando para llegar al fallo y quienes no. Existen decenas de tipos de entrenamiento y formas de ejercitarse, y esta es una de las más usadas por quienes tienen como objetivo primordial el aumento del volumen de su masa muscular.


La hipertrofia se consigue realizando series de ejercicios, aumentando progresivamente el peso o la resistencia a la que que sometemos nuestros músculos y reduciendo a la par el número de repeticiones. Del mismo modo los descansos entre series serán mayores que en un entrenamiento normal de definición o fuerza, ya que nuestros músculos quedarán exhaustos tras este tipo de actividad. Pero no es oro todo lo que reluce, ya que llegar al fallo no siempre se ha considerado un entrenamiento del todo saludable por los siguientes motivos:
  • Si se hace con frecuencia dará lugar a concentraciones más bajas de testosterona en reposo, así como niveles más altos de cortisol en reposo, lo que conduciría al catabolismo, perjudicando nuestro objetivo de hipertrofia. 
  • La fatiga máxima a la que sometemos a nuestros músculos puede provocar movimientos descoordinados y aumentar el riesgo de lesión.
El consejo para no provocar que esto suceda será el planificarse bien durante la semana este tipo de entrenamiento, no llegando nunca a transformarlos en una rutina diaria. Debemos intercalar entrenamiento al fallo con otros de fuerza, definición y aeróbicos, para no entumecer tanto nuestra masa muscular y provocar estos dos inconvenientes en nuestra salud.
Una recomendación para llevar a cabo esta clase de actividad es siempre ir acompañado, ya que cuando estemos llegando al fallo nuestro compañero/a será el encargado de corregir algún que otro movimiento erróneo debido al cansancio muscular, y también será el responsable de retirar los pesos o ayudarnos totalmente a levantarnos cuando hayamos llegado al fallo totalmente.


La mayoría de la gente que busca la hipertrofia muscular, realiza tres o cuatro series de 12-10-8-6 repeticiones aumentando el peso progresivamente, hasta que en la última serie no consigue llegar al máximo de repeticiones impuestas o, si llega, seguir haciendo hasta llegar al fallo. Es una forma distinta de llevar a cabo estos entrenamientos, pero igualmente efectiva.

0 comentarios:

Publicar un comentario