jueves, 21 de febrero de 2013

"TIPS: 4 Tips Para Mantener El Metabolismo En Un Buen Ritmo."

Muchos son los que piensan que comiendo menos se sentirán mejor consigo mismo. Pero esto no es así, ya que sin apenas alimentos en el cuerpo los nutrientes escasean y por ende nuestro organismo se sentirá más débil y con menos ganas de moverse. El metabolismo lo genera la ingesta de comida, y por ello es un elemento trascendental a la hora de perder peso y de sentirnos bien con nosotros mismos. Les traemos unos tips para mantener el metabolismo en los niveles correctos.



Millones de personas cada día intentan perder peso comiendo menos, bebiendo mucho líquido y otra serie de rutinas que hacen que nuestro cuerpo pierda gratamente proteínas y nutrientes necesarios para seguir activo todo el día. No es un error pensar que comiendo poco y nada adelgazaremos rápido, esto es así, pero lo que sí es cierto es que nuestro cuerpo se sentirá con falta de energía para moverse, por ello las cinco comidas al día con todo tipo de nutrientes no debe faltar en cada dieta.
La forma de obtener energía es tomado alimentos de diversos tipos durante todo el día distribuidos en las cinco comidas que decíamos. Sin embargo, hay personas que piensan que comiendo menos, serán más livianos a la hora de hacer algún deporte y se sentirán mejor. Esto es una mentira tan grande como la mansión de Bruce Wayne, ya que nuestro cuerpo necesita de alimentos para que el metabolismo tenga lugar y éste genere la energía suficiente para mantenernos ‘vivos’. Para que el metabolismo se mantenga en los niveles correctos debemos:


No abusar de los hidratos

Un sandwich vegetalEste alimento proporciona un subidón pero no nos aporta ningún nutriente o fibra alimenticia necesaria. Cuando se nos antoja algo dulce, es imprescindible tener algo a mano para picar que no contenga azúcar, así saciamos nuestro apetito. Debemos tratar de escoger los bocadillos que tengan poca cantidad de hidratos de carbono para no excedernos en este nutriente dentro de un mismo día. Asimismo deberemos acompañar cada dieta con una cantidad nada desmesurada de proteínas y grasas. Por ejemplo:
  • Galletas integrales y queso bajo en grasa. 
  • Fruta fresca o una caja pequeña de pasas y queso bajo en grasa. 
  • Yogur natural mezclado con frutas. 
  • Pechuga de pavo y un pequeño puñado de almendras.


Tener cuidado con el café

Taza de caféUna taza de café al día nos dará la capacidad de atención que necesitamos, pero cuando abusamos de él, puede dejar que nuestros niveles de energía se rebajen más adelante, es decir, un bajón de repente. Debemos tratar de elegir bien las bebidas con cafeína, como los tés, los refrescos o el propio café de después del almuerzo. Evitaremos tomar cafeína cada vez que debamos mantenernos despiertos, esto cambiará nuestro ciclo de sueño y promoverá que los niveles de energía estén aún más bajos que de costumbre.

Mantener una buena hidratación

Chica hidratándoseSiempre lo hemos dicho, estar siempre hidratado ayudará a mantener los niveles de oxígeno en sangre bien equilibrados. El cuerpo es más de 70% agua y necesitamos de ella para seguir ‘vivos’. Necesitamos agua para eliminar toxinas, mantener el nivel de energía elevado y los tejidos hidratados. El agua no contiene calorías, por lo que podremos beber todo lo que se nos antoje, y si queremos variar en el sabor, podremos añadir unas gotas de limón, stevia o edulcorante artificial, sin abusar, claro. No debemos esperar a tener sed para beber algo.

Estar en constante movimiento

Chica haciendo el pino en céspedTodo ejercicio físico aporta al organismo energía mental, emocional y física. Cuando nos movemos nuestro estado de ánimo mejora, nos sentimos mejor con nosotros mismos, y eso es porque liberamos endorfinas aumentando el nivel de energía. Aunque como todo en la vida, el exceso se paga caro y no debemos llegar a lo que llamamos sobre entrenamiento, agotando así nuestras reservas de energía disponibles, rompiendo algún músculo y haciéndonos sentir más débiles.
Este caso podría reducir la efectividad de nuestro sistema inmunológico y aumentar así las posibilidades de sufrir una invasión bacteriana, haciéndonos más vulnerables a cualquier tipo de enfermedad. Debemos asegurarnos pues de mantener una frecuencia normal en nuestros entrenamientos. Aprender tú mismo a llevar la rutina semanal de ejercicios de la forma más liviana posible.




0 comentarios:

Publicar un comentario